Estudios Contemporáneos

Estudios Contemporáneos es un espacio de discusión y difusión de las Ciencias Sociales, en todo su espectro interdisciplinario. ECOS divulga trabajos de investigación especialmente referidos a problemáticas latinoamericanas, promoviendo el análisis de las condiciones sociales de Chile, enlazadas a su contexto regional e internacional. Se publican artículos representativos de todas las disciplinas y tendencias de las Ciencias Sociales, con una variedad de temas, teorías y métodos de análisis.


Fundada en Septiembre de 2009, Viña del Mar, Chile.

Narratividad: la nueva síntesis - Manuel Cruz

Según su propio autor, Narratividad: la nueva síntesis (publicado originalmente en 1986) fue el libro con el que inauguró su salida del formato estrictamente académico

Carrera militar y responsabilidad política

Este año se cumplen cuarenta años del golpe militar de 1973, y dado el contexto que vive el país, se puede considerar como uno de los más simbólicos, quizás por el clima electoral o por los niveles de impunidad hoy presentes luego de décadas de ocurridos los crímenes.

Baudrillard y la sociedad simulacro

El filósofo francés Jean Baudrillard sostuvo que el destino y la condición de las sociedades avanzadas actuales es que cualquier hecho tiende a degradarse como tal y a pasar a ser espectáculo u objeto de consumo, al margen de que sea verídico o falso

XVIII Jornadas de Historia Regional: desterritorialización de la región

Valparaíso (Chile), 26, 27 y 28 de octubre de 2016

La secreta obscenidad de la historia de Chile contemporáneo - Luis Corvalán Marquez

El 18 de diciembre de 1975, el senador norteamericano Frank Church dio a la luz pública un documento que para los chilenos tiene la mayor significación

21 jun. 2016

Luis Corvalán Marquez - La Primera Guerra Mundial y la división del movimiento obrero


Luis Corvalán Marquez - La Primera Guerra Mundial y la división del movimiento obrero



Diálogo con Manuel Cruz - La producción de subjetividad en el mundo contemporáneo




Diálogo con Manuel Cruz - La producción de subjetividad en el mundo contemporáneo

 

17 jun. 2016

El Cristo roto y el lumpenfascismo



Lucy Oporto Valencia
oportolucy@gmail.com


pero ésta es vuestra hora y el poder de las tinieblas.

Lc 22, 53                                                                          


  El jueves 9 de junio de 2016, tuvo lugar una nueva movilización estudiantil, a propósito del proyecto de reforma de la educación superior, actualmente en discusión. Ese mismo día, la rotura de una cañería matriz de Aguas Andinas provocó una gran inundación en Santiago, haciendo colapsar la ciudad.

  Durante esa movilización, un grupo de encapuchados saqueó la Iglesia de la Gratitud Nacional, construida entre 1857 y 1883, y considerada monumento nacional, la cual ya había sufrido, anteriormente, otros atentados. Dicho grupo sacó, además, la imagen de un Cristo crucificado a la calle y la hizo pedazos. Estaba en un velatorio, pues ya había resultado dañada con ocasión del terremoto de 2010.

  Era como presenciar el descuartizamiento de una persona viva. Y era Cristo crucificado de nuevo, esa tristísima figura indefensa, a manos de los encapuchados y su monstruosa ignorancia encolerizada, alimentada por la sociedad de consumo y su retórica del progreso de la nación.

  Pues los encapuchados no constituyen un sujeto histórico, ni una fuerza revolucionaria o de avanzada, ni la vanguardia de un movimiento de liberación, dispuesta a destruir el orden establecido para construir uno nuevo. Son, cabalmente, la escoria de la sociedad de consumo, la realización, consumación y apoteosis del lumpenfascismo, término que designa la transversalidad reproductora de la dominación y de la descomposición social en curso, encubierta por discursos que celebran la inconveniencia de pensar, la liberación de los instintos, la disolución en lo indiferenciado y el activismo irreflexivo. Son consumidores voraces insatisfechos, adictos a su violento deseo de acceder al privilegio no sólo del poder de compra, sino también de la destructividad e impunidad de los amos.

  Ahora bien, más allá de las Iglesias, sus aliados, y la defensa de sus mezquinos prestigios corporativos en función de su exclusiva sobrevivencia, la tristísima imagen de ese Cristo roto por la furia consumista del lumpenfascismo, era una terrorífica visión del vacío del alma y la extinción del espíritu que constituyen el oscuro devenir del Chile de la postdictadura, cuya descomposición supura, cada vez más cerca del límite que lo separa de una abierta voluntad de matar por diversión o aburrimiento, en conformidad con ese vacío y garantizada por él. Aun cuando las Iglesias hayan entrado en una fase de descomposición y decadencia, tal vez sin retorno, la imagen de Cristo continúa siendo un símbolo real de perfección, bondad, verdad, belleza, amor, misericordia, justicia y nobleza. Y continúa siendo una encarnación del Espíritu, la única fuerza capaz de otorgar vida, conciencia, luz, inteligencia, alma y corazón a los seres, y aun a las cosas. Y la última potencia y base tanto de lo real como de todo movimiento vital autoconsciente.

  Gilbert Durand entiende la iconoclastia o extinción simbólica como el proceso histórico consistente en la progresiva devaluación de la imagen simbólica, en cuanto epifanía de un misterio. El saqueo de la Iglesia de la Gratitud Nacional y la destrucción del Cristo crucificado por ese grupo de encapuchados, es parte de dicho proceso, de esa voluntad aniquiladora de todo sentido de la trascendencia que, además, trasunta una arrogante y autocomplaciente renuncia a la capacidad de pensar, en favor de un presente hedonista y sin límites. Renuncia comparable a la denunciada por Hannah Arendt, referida a los ejecutores de escritorio y burócratas del nazismo, en el marco del caso Eichmann. Esa psicopatía estructural va unida a la fragmentaria proliferación de imágenes y pantallas brillantes por doquier, cuya expansión irracional es otra variante de dicha iconoclastia o extinción simbólica. Esas imágenes desechables carecen de profundidad, debido a lo cual son funcionales a la hipertrofia del mercado, la publicidad, la conciencia masificada y la atrofia afectiva de los consumidores, sin alma per se.

  Pero la imagen del Crucificado no ha perdido esa irradiación simbólica. Si careciese de ella, jamás habría constituido la base de una cultura, por mucho que ésta se haya traicionado a sí misma. Y en razón de eso debía ser destruida por los encapuchados, quienes se pusieron en el lugar de la turba que decidió la muerte de Jesús, al servicio del oportunismo y cinismo de los poderes de este mundo, y en el lugar de los soldados que lo sometieron a escarnio, lo azotaron y torturaron, antes de crucificarlo.

  Esas figuras negras y sin nombre, y sus ruidos guturales, son una muestra -entre otras- de las fuerzas regresivas e indiferenciadas constitutivas de la postdictadura y sus supuraciones, como de una enfermedad moral. Y son una extensión más de los poderes que perpetraron ese asesinato satánico, como expresa René Girard, refiriéndose al homicidio colectivo, la crucifixión de Jesús y la violencia de que fue objeto.

  La pretensión de que se trataba de un simple “Cristo de yeso” sin significado alguno, es parte del proceso de iconoclastia o extinción simbólica que se desarrolla en el Chile eficiente, moderno y ejemplar del siglo XXI. Por otro lado, la infantilización de los encapuchados es una forma de negacionismo inconducente, así como las explicaciones sociológicas tendientes a la disolución de toda responsabilidad individual y sentido moral. No son niños, pues carecen de inocencia, un valor hoy considerado risible y anticuado, en medio del pornográfico exhibicionismo inherente a las redes sociales, sus plataformas de linchamiento y su descarada psicopatía de masas. Su degradación hasta quedar descerebrados no es responsabilidad de todos, como se pretende, apelando al argumento ad misericordiam. Y no todas las víctimas de la sociedad y la opresión tienen estatura moral para hacer exigencias, pues siempre será más fácil, cómodo y placentero no responder por nada, así como manipular, depredar y explotar oportunistamente a otros.

  El irracionalismo y carácter arcaico de las protestas, y del ambiente social en general, es cada vez más ostensible. Durante las manifestaciones del 21 de mayo pasado, con ocasión de la cuenta pública de Bachelet en el Congreso, el trabajador municipal Eduardo Lara murió asfixiado al interior de otro edificio patrimonial incendiado en Valparaíso. Esta vez, debido a bombas molotov arrojadas por encapuchados. Lara tenía 71 años. A pesar de su edad, seguía trabajando, pero bajo condiciones irregulares, precarias e indignas, situación que derivó en tardías sanciones a la Corporación Municipal de Valparaíso.

  Ese mismo día, un joven afectado por un cuadro psicótico, cuyo contenido se relacionaba con un episodio del libro del profeta Daniel, ingresó a la jaula de una pareja de leones, en el Zoológico Metropolitano. Tras desnudarse, hostigar y azuzar a los animales, fue atacado por éstos, los cuales fueron abatidos a tiros, en razón de protocolos mecánicos que no operaron cuando aquél ingresó a la jaula. Pero sobrevivirá, mutilado y loco, gracias al sacrificio de estos tristísimos leones -ya dañados por el cautiverio-, sobre la base del humanismo espurio y sin contenido de los funcionarios del zoológico, incapaces de proteger a los animales a su cuidado, en situaciones límite. Estos hechos tuvieron lugar, mientras se desarrollaban las protestas y la intervención de Bachelet en Valparaíso.

  Pero a los encapuchados no les bastó con la muerte de don Eduardo Lara. Ni les bastará con el saqueo y destrucción de la imagen de Cristo. Necesitan diversiones aún más violentas y sórdidas. ¿Qué ocurrirá durante futuras movilizaciones? ¿Los estudiantes y sectores que a sí mismos se consideran progresistas continuarán pretendiendo que la acción de los encapuchados obedece a montajes de carabineros e infiltraciones de grupos minoritarios, sin nunca ofrecer pruebas de sus declaraciones?

  ¿Y qué harán los encapuchados en una próxima oportunidad? ¿Descuartizarán, efectiva y alegremente, a una persona viva en la calle, al ritmo de cacofónicas batucadas o del reggaeton, para así demostrar su miserable pequeño poder y realizar sus fantasías psicopáticas de falsas transgresiones e ilimitadas libertades? ¿Devorarán el cadáver ante las cámaras, para así escandalizar a los adultos, los burócratas del gobierno, la Iglesia y la policía? ¿O abandonarán sus restos, sin más, como se abandona un objeto de consumo tras la juerga, como abandonaron al Cristo roto en la calle, para que siga siendo el problema de alguien más?

  En Chile, la impunidad está garantizada. Es la base de su enconada enfermedad moral. Ha sido el sello de la postdictadura y sus gobiernos, principalmente de la Concertación de Partidos por la Democracia y la Nueva Mayoría. El ciclo que Pier Paolo Pasolini observó en la Italia de su tiempo, cuando la sociedad de consumo alcanzó su consolidación arrasando con la cultura, y él estaba pronto a ser asesinado, se ha cumplido en Chile: TENER, POSEER, DESTRUIR. 

  Los encapuchados no son una fuerza libertaria, ni representantes de una vanguardia esclarecida que actuaría en nombre del pueblo. Son la imagen de la podredumbre moral de la sociedad de consumo: depredadores siempre insatisfechos, dispuestos a tener, poseer y destruir, como único horizonte de su presente carente de contenido humano. Son la escoria de la sociedad de consumo, y cómplices de su disolución constitutiva y autojustificada. Y son la escoria de la llamada “generación sin miedo”, entronizada gracias a la comodidad, desidia, traición y renuncia de sus mayores, esclavos de su propia ignorancia y la de sus hijos, la cual, no obstante, constituye un poder y una eficiencia al servicio de la alienación y la aniquilación.

  En último término, los encapuchados son productos terminales del neoliberalismo triunfante, e instrumentos de su barbarie.

  Lo sagrado se oculta. La humanidad se extingue. Se reiteran los signos de disolución que constituyen manifestaciones de una locura y un mal en ciernes: desde la destructividad del fuego y el agua, y la muerte masiva de animales, hasta la indolencia, vaciamiento e ineptitud del gobierno; los rasgos primitivos de crímenes atroces en el último tiempo; y las acciones destructivas de los estúpidos encapuchados, con resultado de muerte. 

  Ya no hay ninguna diferencia entre oprimidos y opresores. Ambos comparten las mismas ambiciones y deseos violentos. El envilecimiento del pueblo, transformado en lumpenfascismo, se ha consumado. El dinero controla todo.


                   Que Chile se hunda de una vez, y que sea rápido.


Valparaíso, la ciudad en ruinas, 
sepultada en la miseria, 
la ciudad que se quema,
11-13 de junio de 2016



Lucy Oporto Valencia (Viña del Mar, 1966). Autora de los ensayos: Una arqueología del alma. Ciencia, metafísica y religión en Carl Gustav Jung. Editorial USACH, 2012. El Diablo en la música. La muerte del amor en El gavilán, de Violeta Parra. 1ª edición, Altazor, Viña del Mar, 2008. 2ª edición, corregida y aumentada, Editorial USACH, 2013. “El sonido, el amor y la muerte. Violeta Parra y la Nueva Canción Chilena”, en Palimpsestos sonoros. Reflexiones sobre la Nueva Canción Chilena. Eileen Karmy y Martín Farías, Eds., Ceibo, Santiago de Chile, 2014. Los perros andan sueltos. Imágenes del postfascismo. Editorial USACH, 2015.



15 may. 2016

Milicogate: Entrevistas a Mauricio Weibel autor de "Traición a la Patria" por CNN Chile y El Ciudadano




Entrevistas realizadas a Mauricio Weibel, autor de "Traición a la Patria", por los casos de corrupción dentro del Ejército de Chile, en el marco del desfalco de los fondos de la Ley Reservada del Cobre.



 


9 may. 2016

Milicogate - Informe Especial



Informe Especial presentó su reportaje denominado Generalgate, correspondiente a los datos del "Milicogate" que llevaron a la justicia a investigar al alto mando del Ejército.


22 abr. 2016

Simone De Beauvoir en sus desvelos (PDF)



Olga Grau, Gilda Luongo, Alejandra Castillo, Verónica González, Elsa Santander.




Presentación 
Olga Grau


El presente libro, Simone de Beauvoir en sus desvelos. Lecturas feministas, es el resultado del trabajo de investigación que realizamos en el marco del Proyecto fondecyt N° 1100237, “Filosofía, literatura y género: la escritura de Simone de Beauvoir” (2010-2012), en el que participamos, durante tres años, las investigadoras Olga Grau (investigadora responsable); Gilda Luongo y Alejandra Castillo (coinvestigadoras); Verónica González (investigadora inicial); y Elsa Santander (tesista del programa de Magíster de Género y Cultura en América Latina de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile). El proyecto contó con el patrocinio del Centro de Estudios de Género y Cultura en América Latina de la Universidad de Chile. Hemos querido ofrecer este libro colectivo de manera amplia: puesto en circulación en el espacio de comunicación virtual, desde un gesto democratizador del saber, sacándolo del circuito puramente académico, para hacerlo disponible a quienes deseen conocer estas reflexiones sobre el pensamiento de Simone de Beauvoir y algunos rasgos peculiares de su escritura, contenidos acerca de los cuales versa este volumen. Se encuentran también en él reflexiones inspiradas o desatadas por las escrituras heterogéneas de Beauvoir, que tienen alcances más extensos por revestir un carácter político específico. El libro reúne distintos trabajos que fueron elaborados y presentados en diversas instancias académicas, tales como coloquios, seminarios, congresos; algunos de ellos han sido publicados a modo de capítulos de libros, artículos de revistas o en páginas web. Verlos compilados da cuenta de mejor manera de los abordajes múltiples que puede llegar a tener un mismo problema de investigación, de los decursos que cada investigadora sigue en sus búsquedas indagativas y de la energía colectiva que los anima, develando sintonías 8 y lugares diferenciados en su tratamiento. Las lecturas y los análisis críticos de los distintos textos, considerados en el seminario permanente que realizamos durante el proceso de la investigación, permitieron un diálogo muy productivo en el que contrastamos y revisamos puntos de vista, perspectivas y desarrollos, lo que acrecentaba las elaboraciones de cada investigadora. El seminario permanente fue un rico espacio de participación en equipo, desde donde surgieron tratamientos específicos que tuvieron también una circulación más amplia en los seminarios impartidos en pre y posgrado vinculados al proyecto de investigación, como asimismo en coloquios o congresos en universidades de Argentina: Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza) y Universidad de Córdoba (Córdoba). La investigación realizada tuvo como interés general reinterpretar la obra de esta filósofa contemporánea en el contexto actual, desde una perspectiva teórico-crítica de género y feminista. El propósito fue articular tres campos discursivos (discurso filosófico, literario y teórico-político de la diferencia sexual) que, en el cruce particular referido a la obra de Simone de Beauvoir, cobran una especial productividad que permite el análisis y la comprensión del pensamiento y de la escritura de una de las filósofas más influyentes en los estudios de género. Para Beauvoir, su vida estuvo estructurada a partir de la escritura, en la que, al parecer, no serían tan discernibles lo literario y lo filosófico. Su producción intelectual adoptó de modo importante la forma del discurso literario, y nos interesaron fundamentalmente, en ese registro, aquellas obras que se inscriben en el género referencial, es decir, las relativas a sus escritos autobiográficos: Memorias de una joven formal, Final de cuentas, La plenitud de la vida, La fuerza de las cosas, Cuadernos de juventud, y sus epistolarios: Cartas a Sartre y Cartas a Nelson Algren. Estas obras contienen, a nuestro juicio, las elaboraciones conceptuales presentes en el pensar filosófico de Beauvoir referidas al valor de la existencia como proyecto, la afirmación de la voluntad del yo y de la significancia permanente de la elección, la libertad, la emancipación del sujeto femenino. Simone 9 de Beauvoir encontrará en la escritura su forma de liberación y afirmación de sí y, en ese sentido, escribe su ensayo teórico El segundo sexo –como ella dice en distintas ocasiones– para responder a la pregunta de qué había significado ser mujer, cuál era el modo propio en que se había hecho mujer. Se investigaron las propiedades de la escritura de Beauvoir y sus relaciones con su filosofía de política sexual, explicitada en El segundo sexo, una de sus obras fundamentales. Filosofía de emancipación femenina que, en esta obra particular, dejó planteadas algunas categorías fundamentales para el análisis crítico de nuestra cultura contemporánea, que aún siguen siendo referentes indispensables en dicho campo teórico, para discutirlos o reafirmarlos. La pertinencia de esta investigación se enlaza al interés de ampliar el espacio filosófico, a partir del conocimiento, reinterpretación y transmisión de la producción de las filósofas. El vacío existente en los estudios filosóficos en nuestro medio con relación a dicha producción puede ser reparado con la inclusión de las obras, los pensamientos, los vínculos con el medio intelectual y el campo de producción filosófica de las filósofas y pensadoras, expandiendo así el saber disciplinar que ha privilegiado restrictiva y tradicionalmente al pensamiento masculino asociado a dicho saber. Tales efectos expansivos podrían incidir no solo en un cambio en las maneras de representarse la filosofía como disciplina, sino también en el ejercicio de su enseñanza en los niveles de educación media y superior. Agradecemos a fondecyt por haber auspiciado esta investigación como también a la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile por su respaldo institucional. También agradecemos a las investigadoras de Argentina, con quienes establecimos vínculos a partir del interés común en Simone de Beauvoir, que perdurarán en el tiempo: Alejandra Ciriza (conicet-Universidad Nacional de Cuyo), Adriana Boria (Universidad Nacional de Córdoba), Mónica Tarducci (Universidad de Buenos Aires), Patricia Morey (Universidad Nacional de Córdoba), Eduardo Mattio (conicet), María Julia Bertomeu (conicet- 10 Universidad Naci0nal de la Plata), Rosana Rodríguez (Universidad Nacional de Cuyo), Valeria Fernández Hasan (Universidad Nacional de Cuyo), Eva Rodríguez (conicet-Universidad Nacional de Cuyo), Fabiana Grasselli (conicet), Soledad Gil (conicet), Sabrina Yáñez (conicet), Magdalena Uzin (Universidad Nacional de Córdoba), Alejandra Martín (Universidad Nacional de Córdoba), Pilar Anastasia (Universidad Nacional de Córdoba) y Facundo Boccardi (Universidad Nacional de Córdoba). Especialmente, agradecemos a la filósofa Alejandra Ciriza, con quien realizamos actividades de manera conjunta en varias ocasiones del proyecto. Su solidez teórica y su compromiso político feminista significaron un enriquecimiento de los diálogos acerca de Simone de Beauvoir, como también la participación de sus tesistas e investigadoras jóvenes asociadas a sus proyectos, que permitió la ampliación del intercambio de ideas con el equipo de investigación. Valoramos este intercambio académico y también político feminista entre países de la región del Cono Sur, que aporta enfoques latinoamericanos a las lecturas críticas sobre la obra de Simone de Beauvoir.







5 mar. 2016

XVIII Jornadas de Historia Regional: desterritorialización de la región - Valparaíso (Chile), 26, 27 y 28 de octubre de 2016






INSTITUTO DE HISTORIA Y CS. SOCIALES
1° Circular

“XVIII Jornadas de Historia Regional: desterritorialización de la región”.
Valparaíso (Chile), 26, 27 y 28 de octubre de 2016

Convocatoria:

Si bien la delimitación conceptual de lo que es una región nunca ha sido evidente, al menos para las historiografías no regionalistas, hoy debemos sumar nuevas dificultades para responder a la pregunta “¿qué es una región?” y todas sus derivadas. Los impactos del neoliberalismo, los fenómenos migratorios, la centralidad de los medios y, en fin, las nuevas dinámicas del capitalismo no solo hacen difusos los límites regionales, sino que, bajo el influjo de un verdadero “deber de globalización” o integración a lógicas culturales planetarias, la región se ha vuelto probablemente una categoría caduca o presa de los más burdos esencialismos. ¿Cómo seguir pensando las identidades colectivas clásicas como la Nación? ¿Cómo enseñar la historia “desde lo local” en un mundo cada vez más deslocalizado? ¿Qué criterios delimitan hoy los límites espaciales del trabajo historiográfico? Quizá para seguir pensando la región no haya que tener como referente el territorio.
En base a todas estas tentativas convocamos a historiadores e historiadoras a presentar propuestas de ponencias y simposios (ficha adjunta). En una primera fase el comité organizador procederá, en base a las líneas de interés expresada en las propuestas, a definir mesas temáticas, para luego iniciar una segunda fase de recepción de propuestas y luego el proceso de evaluación y aceptación de éstas.

Las propuestas pueden ser enviadas a: xviijornadasdehistoriaregional@gmail.com

Cronograma:

01 de abril: Cierre de etapa 1 de recepción de propuestas.
18 de abril: Envío de 2° Circular con listado de mesas. Inicio de etapa 2 de recepción de propuestas.
03 de junio: Envío de 3° Circular con lista de ponencias y simposios aceptados.
05 de agosto: Envío de programa.

Comité Organizador:

Pablo Aravena (UV)
Alessandro Monteverde (UPLA)
Patricio Gutiérrez (UV)
Jaime Cortés (UPLA)

Comité Científico:

Dr. Alberto Díaz (Universidad de Tarapacá)
Dr. Sergio González (Universidad Arturo Prat)
Mg. Pablo Artaza (Universidad de Chile)
Dr. Margarita Alvarado (Universidad de Chile)
Dr. Luis Ortega (Universidad de Santiago de Chile)
Dr. Igor Goicovic (Universidad de Santiago de Chile)
Dr. Milton Godoy (Universidad Academia de Humanismo Cristiano)
Dra. Nancy Nicholls (P. Universidad Católica de Chile)
Dr. Jaime Vito (P. Universidad Católica de Valparaíso)
Dr. Itamar Olivares (Universidad Viña del Mar)
Dra. Graciela Rubio (Universidad de Valparaíso)
Dr. Luis Corvalán (Universidad de Valparaíso)
Dr. Joaquín Gallastegui (Universidad de Playa Ancha)
Dr. Andrés Cáceres (Universidad de Playa Ancha)
Dr. Daniel Lagos (Universidad de Playa Ancha)
Dr. Fernando Venegas (Universidad de Concepción)
Dra. Karen Alfaro (Universidad Austral de Chile)