Home » » Declaración pública del Claustro Triestamental de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Valparaíso

Declaración pública del Claustro Triestamental de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Valparaíso

Escrito por Webmaster el 2 jul. 2011 | 13:20



Ante el histórico movimiento ciudadano por la recuperación de la educación pública que ha congregado a miles de personas a lo largo del país, el Claustro Triestamental de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Valparaíso, reunido el miércoles 29 de junio, hace pública su posición ante la Comunidad Universitaria y la sociedad chilena.

Sobre el acuerdo planteado por el Ministerio de Educación al Consejo de Rectores

- Respaldamos la postura del Rector de nuestra Universidad, que el día de ayer manifestó su voluntad de no suscribir al acuerdo planteado por el Ministerio de Educación al Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas el pasado 20 de junio. En este mismo sentido, valoramos como positiva la señal que, el mismo día de ayer, ha dado el Consejo de Rectores al rechazar en bloque el mencionado acuerdo.

- Como Claustro, nos oponemos enérgicamente a la propuesta del Ministerio porque la consideramos del todo insuficiente en relación a la fuerza que ha tomado el movimiento ciudadano por la defensa de la educación pública en nuestro país y a las demandas que han planteado tanto las organizaciones estudiantiles como el propio CRUCH. El acuerdo propuesto por el Ministerio no implica una reforma estructural del actual sistema de educación superior chileno sino que, al contrario, refuerza la lógica mercantilista que denunciamos y promueve la competencia entre las universidades del Consejo de Rectores por los recursos ofrecidos ―los que a su vez son insuficientes para asegurar el funcionamiento adecuado de los planteles universitarios. Por otro lado, este acuerdo no resuelve el problema del escandaloso endeudamiento de los estudiantes y sus familias, no asegura la participación plena de toda la comunidad universitaria en la toma de decisiones y en la elección de las autoridades del gobierno universitario y por último no incluye a todos los sectores involucrados en el actual conflicto, en especial a los estudiantes, quienes han sido actores fundamentales en estas movilizaciones y que merecen por ello reconocimiento y respeto.

Sobre los avances que debemos lograr en la actual coyuntura

- Como señala el Manifiesto de Valparaíso, emanado de esta Facultad, así como la mayoría de los documentos elaborados por otras comunidades universitarias, el país necesita con urgencia una transformación profunda de su modelo de desarrollo y una nueva Carta Constitucional construida democráticamente a través de una Asamblea Constituyente. Estos son los desafíos más importantes que debe asumir el conjunto de la sociedad chilena, y a ellos nos sumamos y nos comprometemos a aportar. En este sentido, nuestra primera contribución a la democratización política y social del país debe ser el alcanzar en esta coyuntura una victoria contundente, que asegure avances significativos en la reforma del sistema de educación superior y que de esta manera refuerce la convicción de que los ciudadanos organizados tenemos la capacidad de transformar la realidad social. Es por eso que consideramos que debemos mantener las actuales movilizaciones hasta alcanzar al menos:

o Un aporte basal del Estado que cubra como mínimo el 50% del presupuesto anual de las universidades estatales.

o El fin efectivo del lucro en la educación chilena.

o Una solución definitiva al problema del endeudamiento de las actuales y pasadas generaciones de estudiantes universitarios.

o Una reforma constitucional para restaurar el rol docente del Estado y la prioridad de la educación laica, democrática, pluralista, orientada al bien común y que consagre el derecho a la educación pública, gratuita y de calidad en todos sus niveles y para todos los chilenos y chilenas.

o La derogación de todos los cuerpos legales que impiden la participación y la asociación de los miembros de la comunidad universitaria y la democratización efectiva de las universidades a través de la consagración de la participación triestamental en el gobierno universitario y en la elección de sus autoridades.

Sobre el Claustro Pleno de la Universidad de Valparaíso y el Congreso Nacional Universitario

- Ante la urgencia de contribuir como Universidad a la elaboración de una propuesta nacional de educación, especialmente en lo que respecta a educación superior, llamamos a realizar a la brevedad, durante la próxima semana, el Claustro Pleno de la Universidad de Valparaíso y, asimismo, a promover, desde nuestra Universidad, la realización de un Congreso Nacional Universitario que reúna a todas las comunidades universitarias del país, con el objetivo de discutir la propuesta de Reforma del Sistema de Educación Superior Chileno.

Sobre la representación de la Comunidad Universitaria de la Universidad de Valparaíso por parte de sus autoridades

- Resulta absolutamente necesario que enfrentemos como Comunidad Universitaria los desafíos que este momento histórico nos impone. Por lo tanto, hacemos un llamado a las autoridades de nuestra Universidad, en especial al Rector y al Consejo Académico Ampliado, a que ante cualquier posible acuerdo o negociación con el Gobierno, que comprometa algo tan trascendente como el futuro de la educación pública del país, representen la voluntad de toda la Comunidad, es decir, la voluntad emanada de los Claustros Triestamentales de todas la Facultades de nuestra casa de estudios, los que deben ser consultados ante cualquier documento o protocolo de acuerdo que proponga el Gobierno.

Finalmente, como Facultad de Humanidades, reiteramos nuestro firme compromiso con la defensa de la educación pública y nuestra voluntad de trabajar por lograr la Reforma Universitaria y Constitucional que nuestro país requiere con urgencia.

Valparaíso, 30 de junio de 2011
SHARE

About Webmaster

0 comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.